Ventajas e Inconvenientes de las Ollas Lentas

Su popularidad no deja de crecer, y cada vez están más presentes en los hogares de todo el mundo. Pero ¿qué tienen las ollas lentas para resultar tan especiales? ¿A qué se debe su creciente prestigio? Si nos fijamos en su propia nomenclatura, podemos hacernos una idea de su principal atractivo: la posibilidad de cocina lento, es decir, a bajas temperaturas, y disfrutar así de los saberos y texturas más puros de cada uno de los ingredientes.

Sí, estamos de acuerdo en que la cocción lenta es algo que también se puede hacer en nuestra cocina convencional, pero será muy difícil tener el control de la temperatura exacta de la cocción como sí nos permiten las slow cookers. Entonces, ¿merece la pena adquirir una de estas ollas? Justo eso es lo que trataremos de averiguar aquí, analizando las ventajas y desventajas de las ollas lentas. Si alguna vez te has planteado la posibilidad de comprar una slow cooker, te animamos a que sigas leyendo este artículo.

Pros y Contras de las Ollas de Cocción Lenta

Conocer las ventajas y desventajas de usar una slow cooker puede ser la clave para decidirnos a comprar o no uno de estos productos. Por eso, hemos querido dedicar todo un artículo a profundizar en estas cuestiones. A continuación, te presentamos los que, a nuestro juicio, son los principales alicientes de estos electrodomésticos para la cocina, y también aquellos aspectos menos positivos que podrían condicionar nuestra intención de compra. Sopesa ambos lados de la balanza, y así podrás tomar la decisión más acertada.

Ventajas de las Ollas Lentas

  • Comida: la gran ventaja de estos aparatos es que nos permiten recuperar los sabores y las texturas tradicionales de los alimentos sin esfuerzo y sin necesidad de pasarnos el día entero metidos en la cocina. Esas recetas que requerían puntos de cocción concretos ya no supondrán un problema, pues las slow cookers se encargarán de todo ese proceso de cocción lenta de manera automática, y volveremos a disfrutar de los sabores de antaño.
  • Nutrición: ¿eres de los que tratan de utilizar determinados ingredientes en la cocina para aprovechar sus nutrientes y propiedades? En ese caso, te interesa saber que cocinar a altas temperaturas, como hacemos normalmente, suele echar a perder buena parte de las propiedades de los alimentos. Sin embargo, la cocción a bajas temperaturas de las ollas lentas sí que mantiene todos los nutrientes de cada ingrediente, por lo que estaremos comiendo de forma más saludable y nutritiva.
  • Tiempo: tiempo libre, tiempo para nosotros… Ese es otro de los grandes regalos que nos hace una olla lenta. Y es que, una vez que ponemos a cocinar los alimentos en la slow cooker, esta no requerirá ningún tipo de ayuda de nuestra parte. Ella sola se encarga de todo el “trabajo sucio”. Simplemente, debemos poner el temporizador de acuerdo al tiempo de cocción que necesite la receta en cuestión, y podremos emplear todo ese tiempo en otros menesteres.
  • Consumo: hay quien piensa que los largos tiempos de cocción de las ollas lentas las convierte en aparatos de alto consumo energético, pero ¡nada más lejos de la realidad! Recuerda que una slow cooker se caracteriza por cocinar a bajas temperaturas, lo que implica que utiliza resistencias de poca potencia, y ello redunda en un consumo mínimo de energía. Para que te hagas una idea, una olla lenta consume entre 15 y 20 veces menos que la vitrocerámica que tenemos en casa. Y eso no es todo, porque, al cocinar sin necesidad de estar nosotros presentes, se puede programar la olla para que trabaje durante la noche (horas en las que el consumo energético es más barato), y así ahorrar más dinero todavía en la factura de la luz.
  • Limpieza: ya no es solo que estos electrodomésticos se limpien muy fácilmente, sino que también, al cocinar a temperaturas más bajas, generan menos vapores, olores y grasas. Esto es algo que notaremos y que reducirá significativamente nuestras tareas de limpieza en la cocina. ¡Más tiempo libre para nosotros!
  • Conciliación: hoy día, entre el trabajo, los niños, las compras, y el resto de compromisos, apenas tenemos tiempo para cocinar, y acabamos recurriendo a recetas simples, poco elaboradas o, lo que es peor, a productos precocinados y de comida rápida. Sin embargo, con la ayuda de una olla lenta, podremos volver a comer bien, sin que ello nos impida seguir con nuestro ritmo de vida.
  • Precio: aunque los modelos de gamas más altas sí pueden presentar precios más elevados, lo cierto es que una olla de cocción lenta normalita, de gama media, es un electrodoméstico muy asequible. ¡Se podría decir que es incluso barato, para todos los beneficios que nos aporta! Sin duda, merece la pena hacer una pequeña inversión.

Desventajas de las Ollas Lentas

  • Fragilidad: por norma general, podemos encontrar 2 materiales predominantes en la fabricación de estas ollas. Por un lado tenemos las de cerámica, y por otro las de metal. Las primeras pueden resultar frágiles, ya que un golpe fortuito podría provocar su rotura o un antiestético desconchón. Por su parte, las segundas, aunque más resitentes, tienen el riesgo de rayarse y perder sus propiedades antiadherentes si empleamos utensilios de metal (es recomendable otar por los de silicona). Por tanto, independientemente del tipo que sea, hay que usar la olla lenta con cuidado.
  • Bacterias: existen determinados alimentos (como, por ejemplo, las alubias rojas o negras) que contienen “fitohemaglutinina”, una toxina que solo se puede eliminar cocinando a altas temperaturas. Esto puede parecer un gran contratiempo para las ollas lentas, que, como sabemos, se caracterizan por cocinar a bajas temperaturas… Sin embargo, es un problema de fácil solución, pues bastará con dar un hervor más fuerte, durante 10 ó 15 minutos, a estos pocos alimentos antes de cocinarlos en la slow cooker.
  • Manchas: algunos alimentos pueden dejar unas pequeñas manchas blancas (pequeño puntos) en la superficie de la cerámica. Por suerte, se trata de un mal menor, pues estos puntitos blancos se eliminan fácilmente con un poco de remojo, un chorrito de vinagre y un leve frotado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies