Cómo limpiar una olla programable

4.5/5 - (2 votos)

Aunque han sido diseñadas para facilitarnos las cosas en la cocina, muchos usuarios temen que el uso de las ollas programables conlleve un gran número de tareas de limpieza y mantenimiento para tener estas ollas siempre en perfectas condiciones. ¿Son temores fundados, o se trata de un simple mito? En este artículo, vamos a despejar las dudas, arrojando luz sobre un tema que preocupa a los futuros usuarios de estos aparatos: la limpieza de las ollas programables.

Tanto si te acabas de comprar una olla programable, como si estás valorando la posibilidad de hacerlo, este es un tema que te interesa. Y es que, por desgracia, la limpieza de estos dispositivos no es tan sencilla como meterla en el lavavajillas… Aunque tampoco es tan complicada y engorrosa como pregonan los más catastrofistas… Si quieres saber cómo se limpian las ollas programables, sigue leyendo:

Consejos para limpiar una olla programable

Vayamos por partes, literalmente… Y es que lo primero que hemos de tener en cuenta, si queremos aprender cómo lavar una olla programable, es que cada componente requiere un trato diferente, por lo que hay que separar las piezas principales, para «atacar» cada una de ellas de manera distinta. Podemos diferenciar los siguientes elementos que tendremos que limpiar por separado:

  • La olla (el cuerpo principal del dispositivo).
  • La tapa (también incluye la contratapa y la goma de sellado).
  • La cubeta.

Tenemos, por tanto, tres frentes abiertos. Y cada uno de ellos necesita algo distinto, aunque el objetivo final sea el mismo para todos ellos: y ese es tener nuestra olla programable, en conjunto, perfectamente limpia. Así que, sin más demora, vamos a repasar cómo hemos de hacer a la hora de lavar o limpiar cada uno de estos componentes.

Cómo limpiar el cuerpo de la olla programable

Comenzamos con el armazón o cuerpo principal de la olla programable. Para dejarla en perfecto estado de revista, lo más aconsejable utilizar una solución compuesta por un chorrito de vinagre concentrado y agua caliente. En ella, introducimos un paño de micro fibra, lo escurrimos bien, y frotamos con suavidad pero con firmeza por toda la superficie del cuerpo de la olla programable. Esto nos sirve tanto para limpiar la olla por fuera como por dentro. Eso sí, con cuidado de no mojar los componentes electrónicos que pudiera tener nuestro modelo.

Una vez que hemos quitado la suciedad del cuerpo de la olla, procedemos a secar las zonas húmedas con un paño de algodón, ejerciendo poca presión. Como comprobarás, las superficies exterior e interior del cuerpo de la olla programable quedarán bien limpias y brillantes.

Cómo limpiar la tapa de la olla programable

La tapa de la olla programable, en la inmensa mayoría de modelos, se compone de 3 piezas: la tapa en sí, la contratapa y la goma circular que sirve para sellar la olla durante los procesos de cocción. Como los vapores que se producen al cocinar siempre tienden a subir hacia arriba, serán estos 3 componentes los que absorban una mayor cantidad de olores de los alimentos, y eso es justo lo que queremos eliminar al limpiar estas piezas.

Para ello, podemos utilizar alguno de los jabones neutralizadores de olores que se comercializan y que están pensados específicamente para su uso en la cocina. Estos suelen presentar un color entre amarillo y verdoso, y un olor muy característico a cítricos como la lima. Como decimos, debe ser un jabón especial para usar en utensilios de cocina, de los que se encargan de neutraliza los malos olores causados por determinados alimentos, pero que no contienen componentes tóxicos para la salud.

En algunos modelos, la zona de la válvula que se encuentra en el interior de la tapa, puede presentar algunas ranuras. Si apreciamos que se han acumulado restos de suciedad en esa zona, podemos utilizar un cepillo de dientes con el mencionado jabón, para tener un mejor acceso a la zona a tratar.

Cómo limpiar la cubeta de la olla programable

La cubeta es, posiblemente, el elemento más sencillo de limpiar de los 3 que componen el conjunto de la olla programable. Y es que, gracias a las propiedades antiadherentes de sus materiales, los alimentos no suelen pegarse. Para limpiar la cubeta de la olla, solo tenemos que extraerla y lavarla, a mano, del mismo modo que lavaríamos una olla o cazuela convencional: utilizando un estropajo no abrasivo y con un poco de jabón lavavajillas.

Es importante recordar que la cubeta debe estar completamente seca antes de volverla a introducir en la olla programable, ya que, con la humedad, podrían estropearse algunos de los componentes eléctricos del interior de la olla.

Te recomendamos que eches un vistazo al manual de instrucciones de tu olla programable, ya que muchos modelos, entre sus modos, incluyen una función de autolimpieza de la cubeta, que consiste en añadir vinagre o limón (puede variar de un modelo a otro), para que la cubeta se limpie de impurezas y se desprendan los olores de los alimentos.

Cómo hacer la primera limpieza de una olla programable

Si ya has utilizado estos electrodomésticos para la cocina con anterioridad, seguro que estás familiarizado con la expresión «primera limpieza de la olla programable«. Se trata de una operación que necesitamos llevar a cabo cuando hemos adquirido una de estas ollas y la vamos a utilizar por primera vez. Este proceso sirve para asegurarnos de que el interior de la olla está perfectamente limpio antes de cocinar.

Cada marca y modelo puede presentar algunas variaciones en el proceso, pero, en la mayoría de casos, consiste en introducir agua con limón o agua con vinagre, y seleccionar el modo de autolimpieza de la olla programable. En ese momento, la olla comenzará a trabajar, calentando el agua de su interior para que los vapores producidos acaben con la suciedad y los posibles olores. Puedes ver un ejemplo a continuación, protagonizado por las conocidas ollas GM de Cecotec:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *